miércoles, 7 de diciembre de 2016

FESTIVAL DE POESÍA DE ACÁ X

Hace muchos años que hacemos el festival de poesía de acá. En el medio cambiamos de peinados y de novios. Acá un registro:
El año en el que alguien escribió "poecía" con aerosol
En este festival se apareció una santa en forma de luz
                                     
                                         


                                                            Una entrega de premios





                                                   


martes, 15 de noviembre de 2016

poesía y su falta de especificidad hoy

Ayer tuve un sueño. Estaba sobre una pista de hielo y de repente aparecía un tiburón martillo debajo. Era algo muy amenazante. En un momento, mientras hacía equilibrio en un bloque de hielo que se había desprendido y que flotaba sobre el agua transparente, el tiburón intentaba comerme una pierna y yo hacía una posición muy rara para zafar. Me gustaría interpretar este sueño pero no tengo herramientas teóricas y tampoco confío en lo que pueda decir el psicoanálisis sobre esto. Creo que debe tener que ver con varias cosas:

0 Poesía y su falta de especificidad hoy
1 miedo a la locura en general
2 seducciones de la locura
3 necesidades de saber de dónde sale y por qué se manifiesta
3 Olvidarse de la locura y hacer de cuenta que no existe
3 Ninguna respuesta concreta en relación a estos problemas
4 Miedo de estar arruinando mi felicidad
4 Idealización de la juventud
5 Miedo a perder todo lo que tengo 
5 En realidad no tengo nada
6 Deseos de viajar
6 Ganas de romper cosas
7 Muchos autos detenidos en una ruta en reparación
8 Una playa
7 El chico de tu vida se va se va
7 La falta de sentimientos
2 Tus amigas robándote las drogas con las que te encariñaste
7 Un perro hermoso con pelaje té con leche entra al banco del pueblo




sábado, 8 de octubre de 2016

fragmentos de un diario del 2011

Ahora tengo que seguir leyendo lo que Althusser decía

una compañera dibujó para mí un pony mariposa


vi programas de Laura Bozzo por internet, también quise ir a lo de Esteban, pero cuando llegué a mitad de cuadra vi un Falcón estacionado en la puerta de la casa. Me acordé que ensayaban los niños cumbia. Ahora tocar cumbia es cool, pero estos no lo hacen porque es cool, lo hacen porque la cumbia les toca el corazón: son de verdad.
Mañana es feriado, creo que es el día de la bandera pero no estoy segura. No tengo la menor idea acerca de las fechas patrias. Hoy fue el día del padre. Me levanté a las 12 en lo de Ipi, me vestí rápido y me fui casi corriendo a tomar el colectivo. En el colectivo me senté delante de todo y me miré por el espejito: tenía la cara hinchada.
Llegué y estaba mamá, la abuela, Juan, y papá comiendo asado al horno con ensalada de apio y tomate. A la tarde fui a visitar a Esteban que estaba en la casa tomando mate y arreglando su teclado. Dijo que estaba leyendo Nietzsche para principiantes. Volví y me puse a hacer el trabajo de semiótica. Justo un día en el que me pongo a hacer lo que tengo que hacer se corta la luz. Y no es general sino sólo en mi casa. Mi papá no llama al electricista para que arregle  y siempre se corta. Como no quiere pagar sólo lo llama para que arregle lo que se rompió y no todo el cableado. Si es de noche no podemos llamar al electricista y tenemos que estar a oscuras hasta el otro día. 

martes, 2 de agosto de 2016

Las cosas maravillosas
no estaban en otros países.
Remotos y seguros de sí mismos
imprimían una misma lógica
aburrida y monótona
Esas cosas siempre estuvieron cerca de mi casa
Como cuando marcelito juró
haber visto un hombre miniatura
en una pila de hojas secas que estaba por quemar.
O ipi que montaba su caballo a las tres de la mañana.
Y todos pensando que debían tomar un avión
para encontrar lo que los conmoviera
o cruzar todo el país
sedientos y cansados
cargando mochilas insoportables
sin plata y con amigos falsos
de conciencias dudosas
Pensando en sus camas limpias
y en la seguridad laboral
en algún lugar remoto de la cordillera.
¡mucho cuidado con estas ideas
que yo también las tuve!
Suena muy conservador pero en realidad
estoy hablando de lo maravilloso
como un pozo que se hace
solo en el fondo de tu casa.

viernes, 20 de mayo de 2016

el lugar más austral del mundo



El lugar más austral del mundo
se llama Mar del Plata
Es una ciudad en la que
tenemos bufandas y guantes
El mar tiene bloques de hielo y animales gordos
con tapados de piel.
Barcos congelados, encallados en la arena.
La paradoja es que la nieve
en este lugar
no existe.
Una vez nevó a las cinco de la mañana,
seis años atrás, justo estaba en un boliche.
Mis amigas se habían ido con chicos
Y me quedé bailando sola en medio de la pista
Ya no quedaba nadie
ver la nieve en la ventana fue como magia,
Porque estaba triste en ese momento
Recuerdo mi sentimiento de perplejidad
Y la nieve como un bálsamo,
Copitos que flotaban como una película norteamericana
Cuando salí a tomarme el taxi
Ya se había derretido
¡tan lindo fue y tan breve!
¡Siempre te recordaré nieve de las cinco de la mañana!

Otra vez, fue en el 2006
El año más frío de todos
Todavía vivía con mi familia
Y armamos un muñeco chiquito y débil
enseguida se deformó hasta hacerse agua podrida,
duró diez minutos, y en las ramas de los árboles
un poco más,
después se hicieron charcos de barro,
y el parque un pantano helado cubierto de escarcha
me reí mucho aunque
nunca pensé ese episodio como una metáfora de nosotros.

jueves, 12 de mayo de 2016

amo la violencia

Desde que tomé horas en la escuelita
 no escribo muchos poemas
atrapo imagenes y si me tuviera que identificar con un animal
podría ser un león cansado
por un momento, ya se habían ido todos
tres mitades de manzana estaban reposadas sobre mi escritorio
no sé si eran un regalo o un descuido
y una luz apagada del otoño las iluminaba

domingo, 1 de mayo de 2016



Soñé que era perseguida por Patricia Bullrich.

Iba a trabajar, como casi todos los días, a la escuelita del campo y veía una escena confusa de tiros y persecución. 

Después de ser testigo de algo que no tenía que ver, evidentemente, esta mujer me perseguía para matarme.
Entonces todo era correr. Corría por campos extensísimos, por bosques de árboles gigantes, por calles que no conozco muy angostas y con precipicios.
Hasta que llegaba a una estación y me metía en un tren que iba para constitución. Me cortaba el pelo y me escondía entre el equipaje.

Entonces ella pasaba por el pasillo con cara de mala, miraba para todos lados y se alejaba. Yo pensaba ¿cómo es que esta mujer viene a buscarme personalmente? ¿No tiene nadie a su cargo que haga el trabajo sucio?

 En el tren me encontraba con mis primas y robábamos pizza. Después no sé.

sábado, 2 de abril de 2016

Una chica en la que nadie confía

Qué chica que es mar del plata
y buenos aires
y el mundo
estamos todos conectados por redes invisibles
llamadas internet o sensibilidad
o no sé, es misterioso
como cuando desaparece un objeto en una casa.
ayer, salimos con rocío a tomar una cerveza
música y chicos heavy metal
aparece una compañera perdida de la secundaria
que se estaba escondiendo de un chico
que la acosaba,
nos ponemos a charlar y recordamos cosas
"la vez que le tiramos raid en la cara y dejó de ser nuestra amiga"
Nos lo comunicó por cartita
La vez, dice ella, que ipi pensó que nos entraban a robar
a la casa quinta y agarró
una escopeta
que era un adorno
y prendimos fuego las cortinas
intentado prender la salamandra
para calentarnos en invierno.
Estamos llenas de historias
y mechi nos cuenta que su madre
pertenece a un círculo de mujeres
en miramar,
se disfrazan de brujas, prenden fuego objetos
tienen caldero.
Qué importante pienso, que todas nosotras
tengamos historias tan maravillosas
para contar y nos sorprendamos
después de tanto tiempo.
Estoy pensando hace mucho tiempo
que la literatura es un vínculo muy íntimo
esto no es nuevo para nada
pero reconforta.



(al final el título re refería a la chica en la que nadie confía, pero mejor hablar de otras cosas)

sábado, 26 de marzo de 2016

martes, 15 de marzo de 2016

Este no será un buen año, lo presiento


El 2015 fue un gran año, hermoso para mí porque fue el año del autoconocimiento
El 2014 fue más o menos, 
2013 malo muy.
Tenía 23 años y fui indolente y perversa
no reconocía límites de ningún tipo.
Este año me voy a meter en una cueva (en la cueva de la austeridad total) y saldré adelante para quitarme una mochila pesada de encima.
Nada de salir y hacer cualquiera,
El año que viene sí, no va a haber problema
todo estará permitido y los poemas que escriba no van a ser tan pobres
Siempre me pregunté por qué muchos de nosotros queremos terminar las cosas.
Hace unos meses mi prima me mandó un audio de whatsapp para decirme que la novela que le había recomendado de Sara Gallardo era una mierda
Que no se la bancaba más, y no soportaba al indio psicótico que hablaba
la tenía que terminar igual
Porque las cosas que se empiezan se terminan
Qué ridículo suena eso y sin embargo, acá estoy, con un proyecto del que nadie habla

igual, a mí me gustó mucho esa novela.

domingo, 13 de marzo de 2016

La contratapa que escribió Marina Yuszczuk para Éramos punk sin saberlo (2016) ❤




Bienvenidos a la juventud de Flavia Garione, una especie de Wonderland marplatense, un territorio que se explora para levantar lo maravilloso como chicles pegados en el piso. Pero si ese lugar está encantado es porque un grupo de chicos y chicas lo recorrieron para bañarse en sus arroyos, cortarse las rodillas en las piedras de sus playas o comer pizza en una plaza: en este libro, eso es la juventud, un estado caótico de exploración que se acerca al hastío, algo que se acaba, una melancolía precoz porque ya no se baila como antes: “No fue hace tanto en realidad/ Éramos arrastrados por un poder maligno y bueno a la vez/ Y ahora/ Hace tiempo/ no pasa/ no sabemos por qué/ Llega la noche y todos esperamos el momento de bailar/ pero en cambio/ cantamos canciones tristes en la casa de melisa/ hacemos karaoke de canciones que escuchábamos con nuestras familias”.
Rodolfo Kuhn dirigió en 1962 una película que se llamaba Los jóvenes viejos, donde unos chicos de traje (que ahora miramos y nos parece que tuvieran cuarenta, porque la juventud no es una propiedad estable) iban a Mar del Plata y tomaban alcohol en la playa como el último límite –ante el mar, desconocido, frío- en el que podían encontrar una experiencia nueva, algo que los sacudiera. Medio siglo después, Flavia escribe poemas en el celular y se sorprende porque el fin de la fiesta no coincide con el fin del mundo: “no lo puedo creer/ todavía es de noche/ y el mar choca violentamente/ contra las rocas”.  Este libro termina justo al borde de ese mar turbulento, del que nada puede decirse todavía.